¿Habéis decidido tomar distintos caminos?

Velázquez y Villa: El Valor de tu Victoria

Las separaciones no son iguales que los divorcios. Porque sabemos que todos los procesos de separación generan dudas, os traemos respuestas a las preguntas más recuentes:

¿Qué es una separación?

Según la RAE, es la interrupción de la vida conyugal por conformidad de las partes o fallo judicial, sin que quede extinguido el vínculo matrimonial. Es decir, romper nuestra relación, aunque continuemos legalmente casados.

¿En qué se diferencian las separaciones y los divorcios?

Tal y como explicamos en el punto anterior, una separación no implica la ruptura del matrimonio. Esto quiere decir que, si quisiéramos volver a casarnos, tendríamos que divorciarnos previamente.

¿Por qué una separación y no un divorcio?

Una pareja que opta por la separación deja de vivir junta y, por tanto, cesan las obligaciones entre ellos como por ejemplo la ayuda mutua o la fidelidad.

En cuanto al divorcio, no sólo cesan todas las obligaciones entre ellos si no que la única relación que subsistirá será la que derive del acuerdo del divorcio. Insistimos, si deseamos volver a casarnos, la única forma será optar por el divorcio.

¿Separación judicial o de hecho?

Debe hacerse por la vía judicial cuando la pareja tenga hijos menores o incapacitados.

¿Qué trámites son necesarios para separarnos?

Las separaciones pueden iniciarse si las solicita uno solo de los miembros de la pareja. También a petición de los dos de mutuo acuerdo, o uno solo, previo consentimiento del otro. Como en el caso de los divorcios, el único requisito es que hayan transcurrido más de tres meses desde la fecha de celebración del matrimonio.

La separación con hijos

En el caso de que sea de mutuo acuerdo: Los progenitores proponen las medidas que se incluirán en el convenio regulador con respecto a los hijos menores de edad. Un juez ratificará dicho acuerdo.

En el caso de que se recurra a la vía contenciosa: Será el juez quien decida quién tiene la guardia y custodia de los hijos menores. Esta se suele conceder a quien, antes de la separación, ejerza el cuidado familiar de forma habitual. Tras esto, se determina la pensión alimenticia, que es obligatoria. Y si procede, la compensatoria, que es opcional.

En Velázquez y Villa somos expertos en derecho de familia. Si crees que podemos ayudarte con tu separación, ¡consúltanos!