Indemnizaciones derivadas de accidentes

¿Has sufrido un accidente? ¿Crees que puedes arriesgar el resultado de tu indemnización?

Todo accidente lleva emparejado distintos niveles de sufrimiento, dependiendo de la gravedad y las secuelas del mismo.

Cuando somos víctimas de un accidente sin duda alguna, se desestabiliza nuestra vida, estamos debilitados, angustiados, irritados, frustrados e hipersensibles.

Desde Velázquez y Villa, creamos para nuestros clientes el marco adecuado para darles, una relación de ayuda profesional y humana, liberando al lesionado del dolor que le causa la ansiedad de un futuro incierto y asegurando la justicia, para que aquel que ha desestabilizado su vida, le atribuya la indemnización que le corresponde.

Somos especialistas en reclamaciones por Accidentes de Tráfico. Conseguimos más de un 200% de lo que te daría la aseguradora.

  • 150 Casos Resueltos
  • 98 Casos Ganados
  • 3.890.000€ Obtenidos en Indemnizaciones

¿Porqué debes contar con un abogado?

Un accidente de tráfico da lugar a varias situaciones:

  • Las personas involucradas en el accidente no sufren ninguna lesión.
  • Sí que sufren lesiones leves/graves o se produce algún fallecimiento.

Además, en la mayoría de veces los vehículos sufren daños materiales y es necesario que sean reparados.

Ante este panorama, ¿será necesario acudir a un abogado experto en accidentes de tráfico rápidamente?

En Velázquez y Villa como abogados expertos en accidentes, recomendamos que si has sufrido un accidente de tráfico acuda a un abogado especializado desde el primer momento que se produce el accidente, especialmente si ha habido lesiones o fallecimientos.

De esta forma, el abogado puede gestionar todos los trámites desde el primer momento:

  • La baja por accidente de tráfico.
  • El cálculo de la indemnización correspondiente.
  • La negociación íntegra de la indemnización con la aseguradora.
  • Si fuera necesario, la reclamación judicial ante los tribunales.

El Cálculo de la Indemnización

Una de las ventajas de acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico es que la víctima del accidente podrá saber desde el principio cuál es la cuantía de la indemnización que le corresponde por sus lesiones, o el familiar de ésta podrá conocer la cuantía correspondiente al fallecimiento de la víctima del accidente.

La indemnización se calcula en función de un baremo con varios criterios que hay que tener en cuenta, para recibir tal y como corresponde la reparación íntegra del daño sufrido:

  • El tipo de lesión.
  • Los días de ingreso hospitalario.
  • Los días impeditivos y no impeditivos.
  • La edad de la víctima.
  • Los ingresos de la víctima.
  • Las limitaciones que producen las lesiones sufridas en la vida diaria de la víctima.
  • Los daños materiales (ropa, aparatos electrónicos, etc…) sufridos a consecuencia del accidente.
  • La necesidad de afrontar la infinidad de gastos que la víctima se ve obligada a realizar, con el fin de alcanzar su recuperación y estabilización lesional (tratamientos médicos como operaciones, consultas, rehabilitaciones, contratación de ayuda de personal para atender tu negocio, o de una tercera persona para a ti o a tu familia, etc,…

Además, otra ventaja de consultar con un abogado experto en accidentes de tráfico es que al tener conocimiento del accidente desde el primer momento, puede enfocarlo adecuadamente para que el resarcimiento del daño sufrido sea completo y también puede iniciar las negociaciones con la aseguradora.

También puede iniciar la vía judicial, Penal o Civil si lo considera necesario, por ejemplo, cuando no está claro quién ha sido el responsable del accidente o cuando la aseguradora no abona la indemnización que realmente corresponde.

Por tanto como víctima puedes optar por presentar tú mismo los papeles en tu aseguradora, o bien puedes dejar la gestión del accidente en manos de tu despacho de abogados de confianza para que te asesoren de los pasos a seguir y te consigan el mejor resultado posible.

Te enseñamos qué hay que hacer en caso de tener un accidente de circulación

Si vamos conduciendo y sufrimos un accidente de circulación, en ese caótico momento…

¿Qué hacemos? ¿Cómo actuamos?

Sigue estos pasos y saldrás airoso

​Si se ve involucrado en un accidente de tráfico como conductor, lo primero es alcanzar un acuerdo con la otra parte para cumplimentar correctamente el “Parte Amistoso de Accidente”.

​Es conveniente consignar los mayores datos posibles (los datos personales, teléfono de contacto, compañía aseguradora, número de póliza, daños de los vehículos, descripción del accidente,…).

Una vez cumplimentado es muy importante que no se olviden de firmarlo puesto que un error en la toma de datos puede dar lugar a una interpretación errónea de la culpabilidad.

Si existe buena voluntad entre las partes y no hay daños personales importantes

Os explicamos como rellenar el parte:

Cómo rellenar un parte de accidente

Vosotros podéis ser el conducto A o B indistintamente, vamos a poner el caso de elegir la Letra A.

COMO RELLENAR EL PARTE CORRECTAMENTE:

Debéis rellenar la Fecha del accidente y la hora.

El País y El Lugar (por ejemplo C/Uria de Oviedo o Ctra. Nacional 634 km. 10)

Si hubo o no víctimas, aunque fueran leves, es decir, si tengo lesiones o daños deberé especificarlo.

Daños Materiales. – Aquí deberéis especificar si el accidente ha causado daño a algo más que a vuestros vehículos, otros vehículos, mobiliario urbano, otras personas etc…

Testigos. -(Si hay alguien que ha visto el accidente), nombre apellidos, dirección, teléfono de cada uno de ellos. Es importante en caso de discrepancias.

Ahora toca rellenar los datos de cada uno de los vehículos involucrados en el accidente, acordaros de llevar la póliza del seguro siempre encima para estos casos y si no, llamad a vuestra compañía para que os los faciliten.

Asegurado (vuestros datos personales o de la persona que es tomadora del seguro, podéis ser vosotros, vuestra mujer o marido, o vuestro padre). Persona tomadora del seguro.

Vehículo (muy importante). Debéis identificar vuestro vehículo correctamente, estos datos están en el permiso de circulación que también debéis llevar en el coche por obligación. Comprobad que la otra parte también los escribe correctamente. Debéis rellenar la marca y modelo (ej. seat Ibiza 1.5 tdi). La matrícula y el país de la matrícula. Lo mismo si lleváis remolque.

Aseguradora. Debéis rellenar el nombre de la aseguradora (Mapfre, Mutua, Plus Ultra, Verti….). El número de póliza y los demás datos solicitados (debe estar en el contrato de seguro que os mandan cuando creáis una póliza nueva).Debéis marcar si tenéis el vehículo a terceros o a todo riesgo en la casilla ¿los daños propios del vehículo están asegurados? Solo si el seguro es a todo riesgo, en caso de ser un seguro contra terceros ( el seguro más habitual), los daños materiales, carecen de cobertura.

Conductor. Debéis rellenar los datos del carnet de conducir tanto de la parte de delante como la de detrás donde os vendrá el tipo de carnet, validez, etc…

Indicar el punto de choque con una flecha. Aquí debemos marcar dónde se ha producido el impacto EN NUESTRO VEHÍCULO frontal, lateral derecho, lateral izquierdo, trasera.

Daños en el vehículo. Debéis ser muy específicos y consignar todos los daños que hayáis sufrido: abollones, roturas de piezas, desconchones de pintura, debe quedar bien reflejado aunque luego lo compruebe el perito de la compañía.

Circunstancias. Fijaos que debéis señalar las circunstancias de los dos coches. Por ejemplo sin nos impactan por detrás cuando íbamos a aparcar debemos marcar el punto 3 en nuestro vehículo (A). O si nos han impactado por detrás mientras circulábamos el vehículo (B) debe marcar la opción 8. Al final debemos marcar el número de casillas marcadas para cada vehículo.

Croquis. Haced un pequeño dibujo indicando los vehículos A y B y cómo se produjo el choque.

En observaciones. Poned así mismo en las observaciones de quien es la culpa es decir, vehículo B impacta a A mientras estaba aparcando o vehículo B se saltó semáforo en rojo e impacto a A.

Firma de los dos conductores. IMPORTANTÍSIMO, sino el documento no tiene validez.

CONSEJOS IMPORTANTES:

  • Mantener siempre la calma.
  • Ser educados con la otra parte, hablar siempre sin alzar la voz y no discutir, es más fácil llegar a un acuerdo en estos términos. (Recordad, que todos podemos ser víctimas de un accidente de circulación y que además ningún conductor, está libre de ocasionarlo o sufrirlo).
  • Rellenad el parte conjuntamente y comprobar ambos conductores los datos del otro para evitar problemas.
  • Comprobad y releer el parte las veces que sean necesarias antes de firmar
  • Si lleváis móvil y tenéis dudas, consultar con vuestra aseguradora si os faltan datos.
  • En caso de duda siempre puedes llamar a tu abogado de confianza.

Accidentes con daños personales

Aquí os recomendamos que llaméis a la policía o al 112 para que venga a ayudaros y dar parte de accidente así como para que se persone una ambulancia o equipo médico en caso de gravedad.

Os recomendamos que en estos casos os pongáis en contacto con vuestro abogado especializado en accidentes de tráfico para que os indique como proceder de cara a los posibles problemas legales o indemnizaciones que puedan derivar del caso.

Trataremos ampliamente este caso más adelante.

Si no es posible llegar a un acuerdo sobre las causas de culpabilidad

En este caso debemos llamar a la Policía Local, Nacional o Guardia Civil, que se personarán en el lugar del siniestro y elaborarán un parte de atestados, prueba fundamental para determinar quién ha sido el responsable del accidente.

Un accidente de tráfico da lugar a varias situaciones:

  • Las personas involucradas en el accidente no sufren ninguna lesión.
  • Sí que sufren lesiones leves/graves o se produce algún fallecimiento.

Además, en la mayoría de veces los vehículos sufren daños materiales y es necesario que sean reparados.

​Ante este panorama, ¿será necesario acudir a un abogado experto en accidentes de tráfico rápidamente?

En Velázquez y Villa como abogados expertos en accidentes de tráfico en Asturias, recomendamos que si has sufrido un accidente de tráfico acudas a un abogado especializado desde el primer momento que se produce el accidente, especialmente si ha habido lesiones o fallecimientos.

​De esta forma, el abogado puede gestionar todos los trámites desde el primer momento:

  • La baja por accidente de tráfico.
  • El cálculo de la indemnización correspondiente
  • La negociación íntegra de la indemnización con la aseguradora.
  • Si fuera necesario, la reclamación judicial ante los tribunales.

Una de las ventajas de acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico es que la víctima del accidente podrá saber desde el principio cuál es la cuantía de la indemnización que le corresponde por sus lesiones, o el familiar de ésta podrá conocer la cuantía correspondiente al fallecimiento de la víctima del accidente.

La indemnización se calcula en función de un baremo con varios criterios que hay que tener en cuenta, para recibir tal y como corresponde la reparación íntegra del daño sufrido:

  • El tipo de lesión
  • Los días de ingreso hospitalario.
  • Los días impeditivos y no impeditivos
  • La edad de la víctima.
  • Los ingresos de la víctima.
  • Las limitaciones que producen las lesiones sufridas en la vida diaria de la víctima.
  • Los daños materiales (ropa, aparatos electrónicos, etc…) sufridos a consecuencia del accidente.
  • El lucro cesante, (es necesario realizar un estudio de nóminas en el caso de trabajadores por cuenta ajena y de ingresos en el caso de profesionales y autónomos).
  • La necesidad de afrontar la infinidad de gastos que la víctima se ve obligada a realizar, con el fin de alcanzar su recuperación y estabilización lesional (tratamientos médicos como operaciones, consultas, rehabilitaciones, contratación de ayuda de personal para atender tu negocio, o de una tercera persona para a ti o a tu familia, etc,…

Además, otra ventaja de consultar con un abogado experto en accidentes de tráfico es que al tener conocimiento del accidente desde el primer momento, puede enfocarlo adecuadamente para que el resarcimiento del daño sufrido sea completo y también puede iniciar las negociaciones con la aseguradora.

​También puede iniciar la vía judicial, Penal o Civil si lo considera necesario, por ejemplo, cuando no está claro quién ha sido el responsable del accidente o cuando la aseguradora no abona la indemnización que realmente corresponde.

​Por tanto como víctima puedes optar por presentar tú mismo los papeles en tu aseguradora, o bien puedes dejar la gestión del accidente en manos de tu despacho de abogados de confianza para que te asesoren de los pasos a seguir y te consigan el mejor resultado posible.

Defendemos tus derechos.

Obtenemos la máxima indemnización.

Peritos en Procedimiento Judicial

¿QUE PAPEL JUEGAN LOS PERITOS EN EL PROCEDIMIENTO JUDICIAL?

Según la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, “Son peritos de seguros quienes dictaminan sobre las causas del siniestro, la valoración de los daños y las demás circunstancias que influyen en la determinación de la indemnización derivada de un contrato de seguro y formulan la propuesta de importe líquido de la indemnización”.

Conforme prevé el artículo 335.1 de la Ley “Cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal”.

Es decir, la ley prevé la posibilidad de aportar al proceso un informe realizado por un profesional con conocimientos especializados, para valorar hechos o circunstancias relevantes.

NOTA

Esta posibilidad es usada de forma abusiva por las compañías aseguradoras, en los accidentes de tráfico, para discutir e intentar minorar la indemnización, de una parte inseparable de su equipo, “LOS PERITOS”, hasta el punto de hacer informes y defenderlos judicialmente sin ver a los lesionados, y basándose en estadísticas, protocolos, fórmulas matemáticas complejas,… convirtiendo cada lesionado en una estadística, siendo frecuente alegaciones tales como:

“el tiempo de curación del lesionado según el tipo de lesión es de 30 días, según el protocolo de Barcelona le corresponden….”

Pero, vía judicial…¿Qué papel juegan los peritos en el procedimiento judicial?

Lo cierto es que los jueces suelen valorar con prudencia las interpretaciones de estos profesionales, dándoles en muchas ocasiones poca credibilidad, sobremanera, cuando se limitan a interpretar informes sin haber examinado a los lesionados, lo cual, no quiere decir que, en ciertas ocasiones, sean una parte esencial del proceso y ayuden gratamente a suplir las carencias médicas de abogados y jueces.

​A este respecto, y a modo de ejemplo, sobre cómo no debe trabajar un perito, invocamos sentencia de la AP de Las Palmas de Gran Canaria, de 3 de diciembre de 2.015, en la que, el informe pericial de contrario se realizaba sin haber visto a los lesionados y basándose en protocolos:

Al prestar declaración refirió a Protocolos médicos internacionales (ni siquiera citados, por otra parte, en sus informes) que establecen medidas de curación para diversas lesiones, desconociendo que las medidas que se forman por la consideración de una gran cantidad de casos particulares que por su propia naturaleza se desvían de dichas medidas.

Dichos informes que reconocen que el tratamiento recibido por ambos era el correcto no resultan acogibles cuando se refieren a medias abstractas y no a la real situación, tratamiento y padecimientos sufridos por ambos lesionados. Y sin que el hecho de que los lesionados no asistieran a las citas que el perito del a aseguradora les intentó hacer desvirtúe la realidad del tratamiento médico efectivamente recibido y de las fechas en que se recibió…”.

Informe Pericial

Por todo ello, el hecho de acudir a un procedimiento judicial con un informe pericial no implica una victoria segura.

Visitas al médico de la aseguradora contraria

¿Es una obligación o una opción? Os lo explicamos.

Sin contienda judicial instada, para la víctima y perjudicado, siempre es una OPCIÓN.

Por tanto esta visita, en ningún caso debe suponer un perjuicio a mayores para la víctima, con lo cual es el facultativo, el que ha de facilitar al paciente la visita y no al revés.

Por tanto, el médico de la compañía no puede exigir que el paciente vaya a su consulta, por ejemplo si está convaleciente y le resulta penoso el desplazamiento, el paciente tiene derecho a que el médico le visite en su domicilio.

Además es el médico y no el paciente, quien tiene que adecuar su horario de visita a la disponibilidad del lesionado, evitando interferir en el día a día del perjudicado por el accidente y ello con independencia de que pueda o no seguir con su ritmo de vida habitual.

​Si has sido víctima de un accidente, es importante que sepas que, en caso de que accedas a la visita, es imprescindible que exista su consentimiento expreso y que como víctima seas informada de quién es el facultativo que realiza la visita y por mandato de quién la realiza, es decir, a qué compañía enviará la información que reciba. De lo contrario estarás en total indefensión y se vulnerará tu derecho constitucional a la intimidad personal.

​Por eso si vas a visitar o ser visitado, por el médico de la compañía aseguradora contraria, asegúrate de solicitar al médico una copia del consentimiento que has prestado que tiene que referirse exclusivamente a la información médica que tenga relación directa con el accidente sufrido.

No debes consentir bajo ningún concepto que accedan al contenido íntegro de tu historial clínico.

 Infórmate sobre esta cuestión y otras muchas, en Velázquez y Villa, no olvides que es conveniente haber contactado con un profesional experto en la materia, ya que de este modo te podremos explicar y asesorar en cada una de las decisiones que tengas que tomar, dándote la cobertura legal y emocional tan necesaria en estos momentos y así lograr una cuantía indemnizatoria auténticamente reparadora y proporcionada, que dignifique a la persona damnificada, sin excluir de indemnización a ninguna víctima, no olvides que las víctimas de lesiones menos graves, tienen el mismo derecho que las más graves, “cada caso es un mundo” de circunstancias y peculiaridades únicas, personales e intransmisibles.