¿Tu enfermedad te incapacita?

Velázquez y Villa: El Valor de tu Victoria

Sabemos que si eres un trabajador que sufre una enfermedad que te incapacita o que merma tu capacidad de ganancia, puedes sufrir por la pérdida de tu sustento y el de tu familia. Sabemos que la carrera hacia tu jubilación puede ser cuesta  arriba y estar llena de obstáculos, y que incluso encontrarás comprometida tu subjetividad, tu integridad… En definitiva, tu YO.

Si ya no puedes más, si tus problemas de salud te impiden continuar ejerciendo tu profesión, o si pasas más tiempo en el médico que en el trabajo, es posible que tengas derecho a una incapacidad. Por eso, en Velázquez y Villa te acompañaremos para que consigas tu objetivo.

Te ayudamos a entender tu nueva situación

 

¿Quieres saber si te interesa solicitar una pensión por incapacidad a las puertas de la jubilación? 

Te contamos más sobre jubilaciones y pensiones por incapacidad pinchando aquí.

Preguntas y respuestas

¿Es lo mismo una incapacidad que una minusvalía o discapacidad?

Se trata de cuestiones totalmente distintas:

  • La minusvalía puede afectar a cualquier persona, sea o no trabajador, es decir, un anciano, un niño, un desempleado, un estudiante, etc., puede tener un grado determinado de minusvalía, y disfrutar de unas ventajas por ello. Entre ellas, si supera un 65% y reúne determinadas condiciones familiares y carencias económicas, puede cobrar una pensión, denominada no contributiva de invalidez, porque no han cotizado.
  • La incapacidad, al contrario que la minusvalía, afecta exclusivamente al ámbito laboral, siendo su naturaleza de carácter CONTRIBUTIVO (a quienes han cotizado). Estamos por tanto hablando de personas que después de muchos años cotizados, se encuentran limitadas y con la imposibilidad real de desempeñar el que fue su trabajo habitual e incluso de desempeñar cualquier otro trabajo (por una enfermedad común), o bien porque haya sufrido un accidente de trabajo.

En Velázquez y Villa ¿Valoráis las posibilidades de éxito de los asuntos que se os presentan?

Claro, y los podemos valorar en momentos distintos, pues las enfermedades y las limitaciones que generan pueden variar. Así, nuestra valoración puede ser negativa inicialmente (porque falten intervenciones quirúrgicas a practicar, tratamientos farmacológicos a intentar, etc.), pero si esa misma persona evoluciona negativamente y sus limitaciones se vuelven crónicas, podemos valorar positivamente que tenga posibilidades para intentar obtener la pensión por incapacidad.

Para obtener esta información, realizamos un proceso de validación previo que es completamente gratuito. Desde luego, rechazamos aquellos casos en los que no existen posibilidades o no vemos causa alguna que puedan llevar el caso a buen puerto para nuestros clientes.

¿Todas las personas con enfermedades y dolencias que les incapaciten laboralmente, pueden tener derecho a una pensión por incapacidad?

Efectivamente, todos los trabajadores con enfermedades/dolencias que les produzcan limitaciones para desempeñar los requerimientos habituales de su puesto de trabajo, o de cualquier puesto de trabajo y que tengan cotizaciones suficientes, pueden solicitar la incapacidad.

Lo realmente importante es la REPERCUSIÓN que las limitaciones físicas, o psíquicas, producen en la persona cuando intenta desempeñar su trabajo… ¿Es eso lo realmente trascendente?

Así es, puedes padecer muchas enfermedades, estar con tratamientos, pero sólo podrás reclamar tu derecho a que te reconozcan la pensión si las dolencias te afectan en el desempeño del trabajo.

P.ej: Si eres un conductor de camión y padeces mareos, vértigos, comprenderás que te afecta en el desempeño de tu trabajo porque pone tu vida en riesgo y a los restantes usuarios de las vías y carreteras. A esa persona la acompañamos en su reclamación.

¿Se puede hablar de cuantías económicas cuando hablamos de pensiones por incapacidad? ¿Qué porcentaje de pensión se cobra?

El importe de la pensión varía según la base reguladora que resulte en función de las cotizaciones que hayas efectuado durante los últimos años, la IP Absoluta es para todo trabajo. Y cobras el 100% de la base reguladora de la pensión, mientras que la IP Total permite que desempeñes otro trabajo o profesión distinto; es decir, que si tienes una IPT por la que cobras el 55% puedes trabajar en otra profesión distinta, y a partir de los 55 años y si no consigues empleo y no eres titular de un establecimiento comercial o negocio, puedes cobrar el 75% de la base reguladora de la pensión.

¿Existe además algún otro beneficio adicional, cuando obtienes el reconocimiento de una incapacidad?

Si, deben valorarse los beneficios adicionales de carácter (fiscales, hipotecas, prestaciones sanitarias –la condición de pensionista afecta al coste de las recetas-), te sale más barata la declaración de IRPF, puedes tener derecho a que se cancele la hipoteca de tu vivienda… si tienes un seguro que cubra el riesgo de IPT o IPA…

¿Cuántas mensualidades se perciben?

  • Las pensiones derivadas de enfermedad común y accidente no laboral se abonan en 14 pagas, una por cada uno de los meses del año y dos pagas extraordinarias al año, que se hacen efectivas junto con las mensualidades de junio y noviembre y por el mismo importe que el de la mensualidad ordinaria correspondiente a dichos meses.
  • Las pensiones derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional se abonan en 12 mensualidades, ya que las pagas extraordinarias están prorrateadas dentro de las mensualidades ordinarias, al haber sido tenidas en cuenta para el cálculo de la base reguladora de la pensión.

¿Y este tipo de pensiones son inferiores o iguales a las jubilaciones?

En muchos casos, la pensión de incapacidad es de cuantía superior a la de jubilación, ya que la base reguladora se calcula sobre los ocho últimos años de cotización, mientras que la base reguladora de la jubilación se calcula sobre muchos más años (y ampliándose desde los 15 años hasta los 25 en que van a quedar fijados).

¿En qué momento una persona debería plantearse seriamente solicitar una prestación de este tipo? ¿Qué factores influyen?

Que “no queda más remedio”, porque tus limitaciones te impiden disfrutar de una vida plena. Por ejemplo, recientemente hemos trabajado el caso de un encargado de obra, enamorado de su trabajo, que había conseguido después de muchos años de formación, de estudio, encantado con la empresa en la que prestaba servicios, con un empleo y un sueldo excepcional,  pero con gravísimas limitaciones, y tuvo que solicitarla. Peleamos por ella, hasta conseguirla y solucionar su vida. Ahora tiene la posibilidad de reinventarse, de intentar disfrutar de su familia, de su hijo, y no tiene la preocupación de cómo ingresar dinero para la familia y para sí.

Y una vez que se ha tomado la decisión de solicitar una prestación de este tipo ¿Qué procedimientos se deben seguir?

Una vez analizada la situación laboral del cliente y la eventual repercusión para el trabajo, se emite por el equipo un informe estratégico, con una conclusión o dictamen técnico y jurídico del asunto planteado. A partir de este momento se comunica el resultado al cliente, con expresión de las posibilidades, orientación y acciones, así como del plazo de las actuaciones, si creemos en las posibilidades. En todo momento al cliente se le aclaran todas las dudas que le puedan surgir sobre el proceso y se le informa del grado de incapacidad que se ha valorado, que se puede conseguir, etc.

En definitiva: Es un camino largo a desarrollar como un equipo, orientado y con un objetivo claro que comienza con una solicitud, continúa con distintos trámites (como el reconocimiento por los médicos del Equipo de Valoración de Incapacidades), y con una resolución inicial que, si resuelven denegándola, se formula reclamación previa. Si nuevamente se deniega, se acude al Juzgado, donde delante del juez se presentan y se valoran todas las pruebas (tanto médicas como de otros tipos), hasta conseguir la resolución.

Pero se comenta que no “dan” las pensiones de incapacidad… que son muy difíciles… ¿es así?

Tienes que reclamar por ti, por tus circunstancias. Nadie te da nada si no lo reclamas, lo más habitual es el “no”, pero tienes que pelear y defender tus derechos y tu vida, y sólo así te reconocerán tus derechos.

¿Qué es fácil en esta vida? Las cosas suceden porque crees en ellas, y creer en las cosas hace que sucedan.

¿Qué implica la incapacidad permanente?

Implica que, tras una enfermedad o accidente, y una vez finalizado el tratamiento médico/ rhb correspondiente, el trabajad@r presenta una serie de limitaciones funcionales que disminuyen, limitan o anulan su capacidad laboral, impidiéndole continuar prestando los servicios básicos de su puesto de trabajo (incapacidad total) o todo tipo de trabajo (incapacidad absoluta).

¿El trabajad@r puede hacer algo frente a este criterio médico?

Por supuesto. En cualquier caso, si el trabajador cumple con una serie de requisitos básicos que son absolutamente necesarios para poder optar a una pensión de incapacidad, referidos entre otros a sus años de cotización a la Seguridad Social, siempre puede ejercer su derecho. Puede solicitar la pensión que, conforme a sus dolencias y puesto de trabajo, le pudiera corresponder.

En Velázquez y Villa ayudáis a vuestros clientes a comprender su nueva situación.

Realizamos, valoramos y examinamos más de 150 situaciones anuales de posibles incapacidades con sus circunstancias particulares, dando respuesta global y gratuita a todas y cada una las solicitudes de viabilidad que recibimos.

¿Y qué pasos tenemos que dar para que nos elaboréis este estudio totalmente gratuito sobre la viabilidad de nuestro caso? ¿Son unos trámites sencillos?

Sí, por supuesto. Nuestra misión es ayudar al cliente, por eso se lo ponemos muy fácil: Sólo tienen que ponerse en contacto con nosotros y, a la mayor brevedad posible, un miembro de nuestro equipo le informa personalmente de la documentación que necesitamos, para realizar este estudio de viabilidad

La documentación requerida, ¿es muy complicada de conseguir?

Para nada, se trata de documentación de carácter básico al alcance del cliente, como su vida laboral o informes médicos. Y siempre, siempre, pedimos copias, nunca originales.

Y una vez estudiada la viabilidad del caso, si vuestro conocimiento experto es negativo, ¿qué ocurre?

En el supuesto de que el caso no sea viable contactamos con el cliente  para comunicarle nuestra opinión y proceder a la destrucción de las copias facilitadas para salvaguardar su derecho a la protección de datos.

¿Cómo se gestiona un caso que es considerado como viable?

Entre todas las peticiones de estudio que recibimos anualmente, sólo una parte tiene posibilidades reales de éxito. Por este motivo, en estos supuestos contactamos personalmente con el cliente, proporcionándole nuestra primera impresión y citándole para conocernos personalmente y enfocar su caso concreto. Si el caso no es viable por una u otra razón, se le comunica al cliente y no se sigue adelante con el caso. Es importante insistir en que el estudio de viabilidad de un caso es totalmente gratuito.

¿Son todos los casos de incapacidad iguales?

Ni mucho menos. Cada caso es único, ya que afectan variables como su vida laboral, la profesión que ha venido ejerciendo la persona y la forma en que su nueva situación afecta a su capacidad para realizar su trabajo. Por eso es tan importante validar cada caso estudiando su viabilidad, y así poder actuar con garantía de poder alcanzar el éxito.

¿Qué tipos de incapacidad existen? ¿Se puede hablar de cuantías económicas cuando hablamos de pensiones por incapacidad? ¿Qué porcentaje de pensión se cobra?

El importe de la pensión varía según la base reguladora que resulte, en función de las cotizaciones que hayas efectuado durante los últimos años, tienes que tener presente que:

La IP Absoluta es para todo trabajo… y cobras el 100% de la base reguladora de la pensión,

Mientras que la IP Total permite que desempeñes otro trabajo o profesión distinta; es decir, que si tienes una IPT por la que cobras el 55% puedes trabajar en otra profesión distinta,

Y a partir de los 55 años y si no consigues empleo y no eres titular de establecimiento comercial o negocio, puedes cobrar el 75% de la base reguladora de la pensión

Más información

Caso real:

Una operación a vida o muerte con 3 bypass. No me veía capaz de desarrollar mi trabajo después de la operación. Nos vamos encantados, Don Manuel fue una salvación.

Más casos de éxito

Ponte en contacto con nosotros:

Llámanos al tel. 985 220 905

O te llamamos nosotros:

Nombre (requerido):

Teléfono (requerido):

Correo electrónico:

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad