Planifica tu herencia

Herencias y sucesiones

No permitas que los tuyos paguen de más

Tus bienes pueden ser un verdadero regalo no sólo para tus herederos directos, sino para las futuras generaciones de tu familia. Pero… ¿Qué sucede con nuestro legado? ¿Cómo afrontarán nuestros herederos el pago de impuestos? Dejar tus asuntos en orden te permite liberar a tus herederos del problema de ocuparse de temas materiales en momentos tan emocionalmente delicados y ahorrar mucho dinero, pagando sólo lo imprescindible acorde con la legalidad.

Descarga gratuita de guía rápida para la planificación de herencias - Velázquez y Villa
Reproducir video acerca de Manuel Rodríguez Velázquez - Socio Fundador de Velázquez y Villa

Los trámites para heredar pueden ser tediosos y complejos. Por eso es importante tener claro cómo funcionan las herencias, quién hereda, qué procesos siguen y los impuestos por la herencia que se deben abonar en cada uno de los casos.

La designación de herederos es el resultado de la voluntad de una persona plasmada en su testamento. Serán considerados herederos aquellos que hayan sido designados como tales en el testamento. También puede hacerse abintestato, es decir, sin testamento.

En el caso de que no exista, la declaración de herederos es la designación de los mismos, de acuerdo a lo que marca la ley:

Son herederos forzosos: Los hijos y descendientes. Si no los hubiera, los padres y ascendientes directos. El cónyuge, según la forma establecida en el artículo 807 Código Civil.

Son herederos legítimos: Hijos y descendientes. Padres y familiares ascendientes. El/la cónyuge. Hermanos, y los hijos de estos. Parientes colaterales hasta el cuarto grado. El Estado.

La principal diferencia entre herederos forzosos y legítimos es que este último puede ser forzoso o no. Por eso, a través del testamento se puede realizar una declaración para designar quiénes serán los herederos.

Como abogados especializados en herencias en Oviedo, nos ponemos a tu entera disposición para resolver cualquier duda sobre tus bienes.

La partición de la herencia es, ni más ni menos que el reparto de la herencia entre los herederos. El reparto se hará en función de la participación que corresponda a cada heredero (o legatario), siempre según lo que se disponga en el testamento o de lo que marque la ley.

La partición y adjudicación de la herencia: Tipos y formas

Los tipos de partición son los siguientes: Voluntaria. En la que los herederos están de acuerdo. Se puede formalizar en un documento privado o en escritura pública. Judicial. En caso de no haber acuerdo. Se hará con perito.

Podemos contar con la figura de contador-partidor.

En cuanto a la forma, los interesados deberán preparar un cuaderno particional.

En Velázquez y Villa Abogados contamos con abogados especializados en herencias en Oviedo con más de 25 años de experiencia.

El Impuesto de Sucesiones es un impuesto progresivo, en el que no hay un porcentaje fijo de gravamen, sino que cuánto más se hereda, más se paga.

El Impuesto sobre Sucesiones se encuentra cedido a las Comunidades Autónomas, las cuales tienen competencias en recaudación y comprobación, y además puede aplicar sus propias normas en relación a aspectos como los tipos impositivos o reducciones de la base imponible.

El Principado de Asturias se mantiene, desde hace años, con el impuesto de Sucesiones más elevado de España, la cuarta región más ‘cara’ si hablamos de Donaciones y, en general, la de mayor presión fiscal del norte de España al descartar rebajas fiscales que ya aplican las comunidades vecinas.

El cuaderno particional es un documento con el que se formaliza qué parte de nuestra herencia se deja a cada heredero. Recoge los datos de las personas que forman parte del proceso, así como quiénes son los herederos y legatarios; una recopilación de los bienes y derechos a repartir, las deudas, la valoración total de todo ello, y cómo se efectuará el reparto.

Para poder llevarlo a cabo, debemos conocer los bienes a repartir. A partir de ahí, nos encontramos con cuatros fases:

  1. Inventario de bienes y derechos: Incluirá los activos y pasivos a distribuir en la herencia.
  2. Avalúo: Se valoran los bienes y derechos. Debe ser una valoración real, hecha por la persona que deja el testamento, los herederos o un perito.
  3. Liquidación: Una vez conocido el valor real y teniendo en cuenta las deudas y cargas, se hace un cálculo final de la herencia a repartir.
  4. Adjudicación: Se entregará a cada heredero la parte de la herencia que le corresponde. Se prepararán lotes para cada uno de ellos, que incluirán los bienes y derechos a repartir, aunque sean de naturaleza distinta. Si existiera algún bien indivisible habría que buscar una solución como, por ejemplo, que uno de los herederos podría pagar el valor de la parte que le corresponde al resto.

Para cualquier cuestión sobre el reparto de la herencia, ponte en contacto con nuestros abogados especializados en herencias en Oviedo.

  • Liquidación: Se determina el total neto de la herencia, es decir, restando deudas o pagos al total del activo.
  • Adjudicación: Se distribuyen los lotes con los bienes entre los herederos, de modo que se cubran las cuotas que les correspondan.

En cuanto a los trámites posteriores, debemos tener en cuenta que si hay inmuebles (pisos, viviendas, locales, garajes, etc.) habrá que liquidar el impuesto correspondiente y presentar la escritura en el Registro o Registros de la Propiedad, para ponerlo a nombre de los herederos.

Estamos aquí para resolver todas tus dudas sobre herencias y sucesiones. Confía en nuestro conocimiento legal para guiarte adecuadamente.

Scroll al inicio