Separación de bienes, ¿sí o no? - Velázquez y Villa | Abogados Economistas

Separación de bienes, ¿sí o no?

Separación de bienes, ¿sí o no?

Tal vez por pereza, o quizás por romanticismo, o tal vez porque creemos que no nos vamos a divorciar. Todos ellos son motivos suficientes para que en España no sea tendencia la separación de bienes. No solemos acudir a preparar la capitulación de bienes. Sin embargo, según un estudio del INE, se produjeron durante el 2016 un total de 101.294 casos de nulidad, separación y divorcio, lo que supuso una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes. Y Asturias está por encima de la media.

Separación de bienes y gananciales

Es común que las parejas no planteen bien el régimen económico que va a conllevar su matrimonio. Sin embargo, afecta a la vida conyugal en muchos aspectos. Principalmente el económico, pero también al patrimonial. El régimen por defecto en Asturias son los bienes gananciales. En otras comunidades, como Cataluña o Baleares, cambia: La capitulación de bienes es el régimen por defecto. Estas son las principales características:

  • Bienes gananciales: No existe distinción entre los patrimonios de los dos cónyuges. Esto quiere decir que, tras la unión, ambos miembros de la pareja pasan a ser propietarios de todo a partes iguales. Vender o administrar bienes (incluidos sueldos, dinero en efectivo o productos) requiere el consentimiento del otro.
  • Capitulación de bienes: Cada cónyuge mantiene el patrimonio, independientemente del otro. Esta distinción se aplica también a lo adquirido tras el matrimonio.

Entonces, ¿nos conviene preparar la capitulación de bienes?

La separación de bienes es un acuerdo (o contrato) mutuo, que se prepara antes o después del enlace, y que estipularán las normas que regirán la economía del matrimonio, modificando la legislación aplicable por defecto. Nos conviene siempre que queramos conservar nuestro patrimonio ante posibles casos de divorcio, separación o nulidad, pero especialmente si alguno de los dos tiene (o empieza) un negocio, son autónomos, etc. En estos casos, y ante una posible deuda, si tuviéramos gananciales recaería sobre la totalidad del patrimonio. Mientras que con la separación de bienes, solo recaería sobre el patrimonio del cónyuge afectado.

¡Consúltanos! Somos expertos y podemos ayudarte.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*