Incapacidad permanente

¿Tu enfermedad te incapacita?

Velázquez y Villa: El Valor de tu Victoria

Sabemos que si eres un trabajador que sufre una enfermedad que te incapacita o que merma tu capacidad de ganancia, puedes sufrir por la pérdida de tu sustento y el de tu familia. Sabemos que la carrera hacia tu jubilación puede ser cuesta  arriba y estar llena de obstáculos, y que incluso encontrarás comprometida tu subjetividad, tu integridad… En definitiva, tu YO. Si ya no puedes más, si tus problemas de salud te impiden continuar ejerciendo tu profesión, o si pasas más tiempo en el médico que en el trabajo, es posible que tengas derecho a una incapacidad. Por eso, en Velázquez y Villa te acompañaremos para que consigas tu objetivo.

Te ayudamos a entender tu nueva situación

¿Quieres saber si te interesa solicitar una pensión por incapacidad a las puertas de la jubilación? 

Te contamos más sobre jubilaciones y pensiones por incapacidad pinchando aquí.

En nuestra página de medios encontraréis entrevistas a María Teresa Menéndez Villa, en las que nos habla sobre incapacidades y da respuestas a muchas de vuestras dudas. Pincha aquí para obtener más información.

Una lesión o enfermedad no permanece estática en el tiempo. Por este motivo, en Velázquez&Villa  valoramos las posibilidades de éxito en diferentes momentos del tiempo. Así, nuestra valoración puede ser negativa inicialmente (porque falten intervenciones quirúrgicas a practicar, tratamientos farmacológicos a intentar, etc.), pero si esa misma persona evoluciona negativamente y sus limitaciones se vuelven crónicas, podemos valorar positivamente que tenga posibilidades para intentar obtener la pensión por incapacidad. Para obtener esta información, realizamos un proceso de validación previo que es completamente gratuito. Desde luego, rechazamos aquellos casos en los que no existen posibilidades o no vemos causa alguna que puedan llevar el caso a buen puerto para nuestros clientes.

Más información

Guía sobre Incapacidad Permanente

GUÍA RÁPIDA SOBRE INCAPACIDAD LABORAL

Encuentra respuestas a todas tus preguntas:

  • * Qué es una incapacidad.
  • * Grados de incapacidad.
  • * Cómo solicitar incapacidad laboral.
  • * Cómo calcular pensión incapacidad laboral.
  • * Compatibilidad con otras pensiones.


Acepto la política de privacidad
Acepto que mis datos se utilicen con fines publicitarios.

INCAPACIDAD PERMANENTE. GRADOS DE INCAPACIDAD.

¿Qué es una incapacidad permanente? 

INCAPACIDAD PERMANENTE es aquella situación en la que se encuentra un trabajador o trabajadora tras una enfermedad o accidente y finalizado el tratamiento médico y/o rehabilitador correspondiente, presenta una serie de reducciones anatómicas y funcionales que disminuyen, limitan o anulan su capacidad laboral, impidiéndole continuar prestando los servicios básicos de su puesto de trabajo (incapacidad total) o todo tipo de trabajo (absoluta). La declaración legal de una incapacidad permanente permite acceder a una pensión con carácter vitalicio y periodicidad mensual por parte de la Seguridad Social.

Clases de incapacidad laboral permanente

La incapacidad permanente puede clasificarse en cuatro grados, cada uno de los cuáles dará derecho a la percepción de unas prestaciones u otras. De mayor a menor gravedad:

  • INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL EN DESEMPEÑO TRABAJO

Se trata de aquella incapacidad que, aunque no sea total, ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33 % en el desempeño de su trabajo. Es muy habitual recibirla tras un accidente laboral en el que se puede seguir realizando el trabajo, pero con una disminución del rendimiento.

  • INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL PARA PROFESIÓN HABITUAL

Es aquella que inhabilita al trabajador para ejercer sus tareas profesionales pero que no le impide dedicarse a otras disciplinas.

  • INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA PARA TODA PROFESIÓN

Impide al trabajador realizar cualquier tipo de profesión.

  • GRAN INVALIDEZ

Es el grado de incapacidad permanente más severo. Se aplica a aquellas personas que sufren pérdidas anatómicas o funcionales por las que requiere la asistencia de otra persona para su vida diaria. Por ejemplo, para actividades de su vida diaria como asearse, salir de casa e incluso comer necesita ayuda de una tercera persona.

¿Cuáles son los principales motivos que pueden dar origen a una incapacidad?

Las causas o motivos que pueden dar lugar a la Incapacidad Permanente tienen distintos orígenes. Se establecen 4 orígenes diferentes que pueden causar la incapacidad:

  • ENFERMEDAD COMÚN: Se considera enfermedad común a aquellas enfermedades que se padecen sin ser consecuencia de un accidente.
  • ACCIDENTE DE TRABAJO: La incapacidad por accidente de trabajo es aquella que se deriva de un acto fortuito durante la jornada laboral.
  • ENFERMEDAD PROFESIONAL: La incapacidad por enfermedad profesional tiene por objeto regular aquella situación en la que el trabajador enferma debido a una serie de riesgos inherentes a su puesto de trabajo.
  • ACCIDENTE NO LABORAL: La incapacidad derivada de accidente no laboral es aquella que es consecuencia de un accidente que ocurre fuera del trabajo.

¿Cuándo la afectación de un trabajador@ se considera invalidante?

Depende del grado de afectación de la patología sobre su trabajo siempre que el trabajador o trabajadora cumpla requisitos legales necesarios para poder optar a una pensión de incapacidad. Siempre que el trabajador tenga cotizado periodo establecido en la Seguridad Social teniendo en cuenta su edad, puede ejercer su derecho a solicitar la pensión de incapacidad que, conforme a su dolencias y puesto de trabajo, le pudiera corresponder. CUANTÍA ECONÓMICA.

¿Cuál será la cuantía económica a percibir?

El importe de la pensión varía según la base reguladora que resulte, en función de las cotizaciones que hayas efectuado durante los últimos años. Tienes que tener presente que la incapacidad permanente absoluta es para todo tipo de trabajo y percibirás el 100% de la base reguladora de la pensión, mientras que la incapacidad permanente total permite que desempeñes otro trabajo o profesión distinta.

Por tanto, si tienes una incapacidad permanente total percibirás como mínimo un 55% de base reguladora de cotización, pudiéndose añadir hasta un 20% más. Esto es debido a la existencia de posibilidad de desempeñar trabajo en otra profesión distinta.

El percibo del incremento del 20% es incompatible:

Con la realización de trabajos por cuenta ajena o propia.

Y con las prestaciones de Seguridad Social que puedan derivarse de dichos trabajos, como son el subsidio de incapacidad temporal o de maternidad que persiste más allá de la relación laboral o la actividad profesional, o las prestaciones de desempleo que pudieran corresponder por los mismos.

Ejemplo.

El trabajador con incapacidad permanente total que percibe un 55% y tiene derecho a al 20% pero si comienza a trabajar en un puesto compatible se perderá derecho a percibir este porcentaje adicional.

Ejemplo.

El trabajador con más de 55 años, si no consigue empleo compatible y no está dado de alta en el Régimen de autónomos como titular de establecimiento comercial o negocio, cobrará una prestación del 75% de la base reguladora de la pensión.

¿Cuántas mensualidades se perciben?

  • Las pensiones derivadas de enfermedad común y accidente no laboral se abonan en 14 mensualidades.  Una mensualidad por cada uno de los meses del año y dos pagas extraordinarias al año. Estas pagas extraordinarias se hacen efectivas junto a la mensualidad correspondiente en el mes de junio y noviembre y por el mismo importe que el de la mensualidad ordinaria correspondiente a dichos meses.
  • Las pensiones derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional se abonan en 12 mensualidades. Las pagas extraordinarias están prorrateadas dentro de las mensualidades ordinarias, al haber sido tenidas en cuenta para el cálculo de la base reguladora de la pensión.

¿Y este tipo de pensiones son iguales o inferiores a las jubilaciones?

En muchos casos, la pensión de incapacidad es de cuantía superior a la de jubilación. En una pensión por incapacidad se calcula la base reguladora sobre los últimos ocho años de cotización mientras que en la pensión de jubilación se calcula sobre un mayor número de años. DIFERENCIA ENTRE INCAPACIDAD Y MINUSVALÍA

La incapacidad queda referida al ámbito laboral y se circunscribe a las capacidades de una persona para desarrollar un trabajo; mientras, las minusvalías o discapacidades son más amplias y no solo se refieren a la capacidad laboral del individuo, sino también a su ámbito personal y social.

Una misma persona puede tener reconocida una incapacidad permanente absoluta y una minusvalía o discapacidad, pero no necesariamente ambas situaciones van parejas ni tienen por qué tener la misma causa. Esta posibilidad de convergencia hace que en muchos casos los términos se mezclen y se utilicen como sinónimos.

El reconocimiento de la incapacidad y minusvalía da derecho a recibir prestación económica siempre que se cumplan una serie de requisitos, siendo en el primero de los casos una pensión contributiva y en el segundo, una pensión no contributiva.

QUIÉN PUEDE SOLICITAR UNA INCAPACIDAD Toda persona que sufre una lesión o enfermedad que le incapacite laboralmente, pueden tener derecho a una pensión por incapacidad permanente, siempre y cuando su dolencia o enfermedad le produzca limitaciones para desempeñar los requerimientos habituales de su puesto de trabajo, o de cualquier puesto de trabajo. Los requerimientos obligatorios para solicitar una prestación por incapacidad son diferentes dependiendo del tipo de Incapacidad Permanente que se esté solicitando. ¿Cuándo debe una persona plantearse seriamente solicitar una prestación de este tipo? Que “no queda más remedio”, porque tus limitaciones te impiden disfrutar de una vida plena. Por ejemplo, recientemente hemos trabajado el caso de un encargado de obra, enamorado de su trabajo, que había conseguido después de muchos años de formación, de estudio, encantado con la empresa en la que prestaba servicios, con un empleo y un sueldo excepcional, pero con gravísimas limitaciones, y tuvo que solicitarla. Peleamos por ella, hasta conseguirla y solucionar su vida. Ahora tiene la posibilidad de reinventarse, de intentar disfrutar de su familia, de su hijo, y no tiene la preocupación de cómo ingresar dinero para la familia y para sí.

¿Qué período de cotización se exige para reconocer una incapacidad permanente derivada de accidente o enfermedad profesional?

Cuando la incapacidad derive de accidente de trabajo o enfermedad profesional, no se exige período de cotización, salvo que se trate de una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez por accidente no laboral y el trabajador no se encontrase en situación de alta ni asimilada, en cuyo caso, se le exigirá un período genérico de cotización de 15 años y un período específico de cotización de 3 años cotizados en los últimos 10. Para acreditar el período mínimo de cotización exigido, tanto genérico como específico, se computarán los «días cuota» (pagas extraordinarias).

¿Se puede solicitar una pensión por incapacidad si se realiza tratamiento/intervención?

Se puede solicitar una pensión por incapacidad incluso cuando se ha realizado un tratamiento e intervención que corrija la lesión / enfermedad. Lo que importa es la REPERCUSION en tu puesto de trabajo. Pongamos por ejemplo un caso de éxito reciente, se trata de una persona que trabajaba como oficial del sector de la construcción, con una gran experiencia y con problemas de lumbares y hernias discales. Nos consultó acerca de la posibilidad de una incapacidad, pues ya llevaba casi un año de baja médica, pendiente de una intervención quirúrgica. Lo valoramos y lo propusimos. Se la denegaron. Recurrimos a los juzgados y tras el juicio le reconocieron la incapacidad, aún sin haberse operado. ¿Los motivos? Porque aun consiguiendo un resultado favorable de la operación, seguirá manteniendo limitaciones para todas las actividades que impliquen una sobrecarga física o mecánica de la columna vertebral (que es lo propio de un trabajador de la construcción). A través del buscador de nuestra web www.velazquezyvilla.es puedes consultar Sentencias sobre diferentes casos laborales.

¿Las indemnizaciones por lesiones permanentes no invalidante se reconocen en cualquier régimen de la Seguridad Social?

Esta prestación está incluida dentro de la acción protectora del Régimen General de la Seguridad Social y de los Regímenes Especiales de Trabajadores del MarTrabajadores Autónomos y de la Minería del Carbón. Particularidades de los trabajadores autónomos: Deben encontrarse al corriente en el pago de cuotas. Deben estar acogidos a la mejora voluntaria de la acción protectora derivada de las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales Además, previa o simultáneamente, haber optado por la cobertura de la prestación económica por incapacidad temporal. CÓMO SOLICITAR UNA PENSIÓN POR INCAPACIDAD Cuando en Velazquez&Villa Abogados se nos presenta un caso para solicitar pensión por incapacidad permanente, previamente realizamos un Estudio de Viabilidad y analizamos las posibilidades de éxito del mismo. El proceso que seguimos en Velazquez&Villa para solicitar una pensión por incapacidad permanente consta de tres fases:

  1. ANALISIS DE VIABILIDAD: Nuestra comisión de expertos realiza una valoración previa de la viabilidad de tu caso y emite un primer informe estratégico del asunto planteado.
  2. PRIMERA CITA: Uno de nuestros letrados te orientará sobre tu caso e informará sobre posibilidades reales de éxito. Hablaremos en detalle sobre acciones a seguir, los diferentes beneficios de conseguir una pensión por incapacidad y nuestros honorarios.
  3. SEGUNDA CITA: La segunda cita es totalmente gratuita. Dejaremos un tiempo prudencial para que pose toda la información recibida en cita anterior y aclaremos todas las posibles dudas que te puedan surgir a la hora de iniciar un proceso de solicitud de incapacidad.

La documentación necesaria para la realización de Estudio de Viabilidad será:

  • DNI / NIE.
  • Parte de baja y alta de Incapacidad temporal
  • Todos los Informes médicos actualizados y pruebas que recojan las patologías que padeces.
  • Un Informe de vida laboral de la Seguridad
  • Certificado de bases de cotización de la Seguridad Social
  • Si trabaja actualmente: contrato de trabajo y última nómina.
  • Libro de familia en el caso de ser madre.
  • Declaración de la Renta último año

Se puede valorar el mismo caso en diferentes momentos del tiempo debido a la evolución y limitaciones que puede sufrir la persona debido a su enfermedad o lesión. Una valoración de nuestro equipo de expertos en derecho laboral puede ser con carácter negativo inicialmente por considerar que se deben agotar todas las posibilidades médicas a nuestro alcance, por ejemplo, practicar una intervención quirúrgica o aplicar tratamiento farmacológico. Si tras agotar todas las vías médicas, las limitaciones se cronifican o se evoluciona negativamente, se podrá valorar de nuevo tu caso para solicitar una pensión por incapacidad. Si no existe una probabilidad elevada de éxito, nuestro equipo desestimará su solicitud y no daremos continuidad a su expediente. Más adelante, podemos valorar su caso de nuevo. BENEFICIOS DE UNA PENSIÓN POR INCAPACIDAD

Existen una serie de beneficios a los que puede optar los pensionistas con una incapacidad permanente reconocida. Estos beneficios son de carácter social y fiscales

BENEFICIOS DE CARÁCTER PERSONAL  

El mayor beneficio que adquiere una persona cuando se reconoce su incapacidad permanente total es sin duda, trabajar en un puesto de trabajo que sea compatible con su dolencia, lesión o enfermedad mejorando notablemente su calidad de vida.

ESTABILIDAD ECONÓMICA

Ser beneficiario de una pensión por incapacidad te otorga el derecho para percibir una pensión con carácter vitalicio que se abonará con carácter mensual por parte de la Seguridad Social.

La pensión de incapacidad permanente siempre es superior a la cuantía percibida en concepto de jubilación. La base reguladora de una pensión por incapacidad permanente se calcula sobre los ocho últimos años de cotización, mientras que la base reguladora de la jubilación se calcula sobre muchos más años.

BENEFICIOS FISCALES

Las ayudas dependen del grado de incapacidad  o la limitación que tengas en tu vida diaria, algunos ejemplos serían:

  • Beneficios fiscales: IRPF y Renta
  • Ayudas para compra y alquiler de viviendas
  • Ayudas para compra de vehículo e impuesto de viñeta.
  • Ayudas por familia numerosa
  • Ayuda anual por miembros discapacitados en la unidad familiar
  • Impuesto de Sucesiones y Donaciones
  • Plusvalía municipal

AHORROS ECONÓMICOS DIRECTOS

Además de las ventajas fiscales inherentes a las incapacidades laborales, se contemplan una serie de ahorros económicos directos.

  • Subsidio extraordinario por desempleo (RAI)
  • Ayudas para autónomos
  • Ayudas en tratamientos farmacológicos
  • Ayudas en transporte público y viajes
  • Tarjetas de aparcamiento

COMPATIBILIDAD PENSIÓN CONTRIBUTIVA CON OTRAS PENSIONES

¿Son compatibles dos pensiones de incapacidad permanente?

Serán compatibles dos pensiones de incapacidad permanente total y tendremos derecho a percibir cuantía económica de ambas pensiones, siempre y cuando provengan de regímenes de cotización diferente. En el caso de que provengan de un mismo régimen, régimen general o régimen de autónomos, deberemos elegir entre una u otra. Ejemplo. Una persona con una incapacidad permanente total reconocida en régimen general y una incapacidad permanente absoluta en régimen de autónomos. Para disfrutar de ambas pensiones, se deben cumplir los requisitos de cotización de forma independiente para cada una de las pensiones.

¿Es compatible la incapacidad permanente y jubilación?

La pensión de incapacidad permanente no es compatible con la jubilación. En caso de tener derecho a ambas prestaciones, debemos elegir.

¿Hay compatibilidad entre la pensión de incapacidad permanente y el paro o desempleo?

La pensión por incapacidad permanente absoluta y la prestación por desempleo, comúnmente denominado paro, no es compatible. Si una persona percibe prestación por desempleo cuando se reconoce grado de incapacidad permanente parcial y total existen dos alternativas: 1. Cobrar directamente la prestación por incapacidad. 2. Cobrar prestación por desempleo hasta agotar la prestación y una vez finalizado, comenzar a percibir la prestación por incapacidad permanente. Excepción. Puede cobrar paro un pensionista con una incapacidad permanente total reconocida si trabaja en un nuevo empleo. En este caso, si hemos generado el derecho suficiente podremos cobrar la prestación del paro y la incapacidad permanente a la vez.

¿Es compatible la pensión incapacidad permanente y la prestación por incapacidad temporal o baja médica?

La incapacidad permanente no es compatible con la incapacidad temporal. Si estás en situación de incapacidad temporal o baja médica y te reconocen una incapacidad permanente, automáticamente se extingue la incapacidad temporal, pasando a cobrar la incapacidad permanente. En este caso no hay opción entre una u otra.

¿Es compatible la incapacidad permanente y la prestación de viudedad y orfandad?

La pensión por incapacidad permanente es compatible con una prestación de viudedad y orfandad. Sin embargo, no es compatible con otros subsidios como pudiera ser subsidio para mayores de 55 años o una pensión no contributiva de invalidez. PROCEDIMIENTO LEGAL PARA SOLICITAR INCAPACIDAD PERMANENTE El procedimiento para solicitar la incapacidad permanente podemos decir que consta de dos partes claramente diferenciadas, el procedimiento administrativo y el procedimiento judicial. Contar con el asesoramiento de abogados especialistas en incapacidad permanente es recomendable siempre antes de presentar la solicitud de incapacidad.

El PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO

El procedimiento administrativo se inicia mediante su solicitud ante el INSS. Esta solicitud puede ser a instancia del trabajador, de la mutua que controle la baja, o del INSS. La solicitud se presentará ante el INSS que tras recabar todos los datos citará al trabajador para reconocimiento por los médicos del Equipo de Valoración de Incapacidades, y con una resolución inicial por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social. ¿Y si ésta fuese denegada? La resolución puede ser admitida o denegada por el INSS. Si la solicitud fuera denegada y no estamos conformes con la resolución, podemos interponer reclamación ante el INSS (u organismo autónomo competente en función del tipo de prestación que se solicite). Si el INSS resuelve de nuevo denegándotela, se formulará una reclamación previa y si nuevamente se deniega, se acudirá al Juzgado y posteriormente reclamar ante los tribunales de lo social. Para presentar la demanda sí que es necesario la intervención de un experto en la materia, sin embargo, como hemos advertido con anterioridad es recomendable que el abogado intervenga en el asunto desde el inicio para tener una mayor probabilidad de éxito.

EL PROCEDIMIENTO JUDICIAL

Ante el juez de lo Social se presentarán y se valorarán todas las pruebas (tanto médicas como de otros tipos), para conseguir una resolución favorable. Si el juez desestima tu caso o lo estima parcialmente acudiremos al Tribunal Superior de Justicia competente para tratar de conseguir tu pensión por incapacidad.

Caso real:

Una operación a vida o muerte con 3 bypass. No me veía capaz de desarrollar mi trabajo después de la operación. Nos vamos encantados, Don Manuel fue una salvación.

Más casos de éxito

Para realizar una consulta o solicitar una cita sin compromiso rellena siguiente formulario.

985 220 905

Nombre (requerido):

Teléfono (requerido):

Correo electrónico:

Acepto la política de privacidad
Acepto que mis datos se utilicen con fines publicitarios.